Triste despedida

Triste despedida






Fue tu amor una tristeza
fue tu amor una alegría
y fué la naturaleza que
me hizo amarte un día.


Y me perdí en tu dulzura
y encadené mis caricias
para dártelas enteras
arrastradas de poesías.
Me enamoré de tus manos
me enamoré de tu pelo
y sin tener demasiado
te regalé un sentimiento.


¿Qué nos fué pasando entonces,
en que rincón de la rutina
el amor perdió la última
fuerza que tenía?.


Tu mundo está centrado
donde vives, por dónde andas;
y mi mundo es diferente:
mi mundo...no es nada.
Y siempre pasará lo mismo,
nunca intentarás amarme;
tú en la actitud hiriente
de hacer lo que me duele,
y yo siguiendo la huella
de un amor inexistente.
Te dejo libre, amor mio,
aunque por dentro desangre,
tu vida está en otros brazos,
tu lugar en otra parte.